El Agave o Maguey

El género Agave es una monocotiledonea que pertenece a la familia Agavaceae, miembro de la orden Lilliaceae. El grupo fue descrito por primera vez por Linneo en 1753, tomando como base el Agave americana, a la que llamó “planta del siglo” como una metáfora de su larga vida.

Por su gran diversidad de usos, ello recibió del padre de la botánica mundial,“Carolus Von Linneo” el calificativo admirabilis ; Éste biólogo sueco, la  clasificó y denominó a la planta como Agave, que en griego significa  ‘noble’ o ‘admirable. Se considera la existencia de entre 150 y 250 especies.

Los Agaves han evolucionado por más de once millones de años, así han desarrollado su capacidad de crecer en climas áridos y semiáridos. Se caracterizan por sobrevivir en condiciones muy agrestes, y debido a la suculencia de sus tejidos, les permiten almacenar grandes cantidades de agua; donde sus espinas sirven para defenderse de los sedientos herbívoros; también cuentan con mecanismos bioquímicos y fisiológicos que les permiten “respirar” por las noches, atrapando el C02 necesario para la vida y la producción de azúcares, evitando que el calor del día las deshidrate al abrir sus poros. Cuentan además, con un mecanismo de sobrevivencia desarrollada contra los parásitos, hongos, bacterias, insectos, etc. Cuentan con elementos que tienen la capacidad de inhibir su crecimiento, y paradójicamente, para los seres humanos, estos mismos representan un enorme patrimonio sensorial que queda atrapado en el mezcal como aromas y sabores agradables.

Recientemente ha surgido una incipiente industria que usa los agaves para producir jarabes dulces —miel de agave— e inulina, una fibra dietética que sirve para mejorar la digestión y generan otros aspectos que mejoran la salud humana, pues con un consumo regular de inulina, se estimula la fijación de calcio en los huesos que se va perdiendo por el avance natural de la edad.

Hoy en México la población rural todavía considera al Agave, una planta importante para su bienestar, sirviendo como fuente de fibra, combustible, material de construcción, alimento y medicina. Por otro lado, hay todavía mucho por documentar sobre su uso en la medicina tradicional.

El maguey la planta venerada, cultivada y aprovechada al máximo antes de la llegada de los españoles a México, entre sus usos, se destaca como alimento, bebida, vestido, calzado, papel, medicina, construcción, instrumento agrícola, etc.

Solían consumirlo como aguamiel, por su agradable savia dulce, rica en fructosa, o en otros casos, como pulque, producto fermentado similar a la cerveza.

Los Magueyes y nuestros ancestros unieron su historia hace muchos años, cuando diferentes especies fueron domesticadas y cultivadas, para apropiarse de las propiedades medicinales, nutricionales y utilitarias de estas plantas.

Los antiguos  Mexicas, Toltecas, Zapotecas y Mixtecos, consideraban en ésta planta una conexión a una deidad (la diosa Mayahuel de la fertilidad para los mexicas). Dieron según su comunidad prehispánica y región geográfica, distintos nombres a esta planta: metl, mecetl (náhuatl), uadá (otomí), doba (zapoteco) y akamba(purépecha).

En aquellos tiempos, el agave se consideraba como una encarnación de la diosa Mayahuel símbolo de la fertilidad y la familia. Donde el poder embriagante del mezcal y el pulque ha estado relacionado con las fiestas y cultos espirituales desde las culturas ancestrales hasta nuestros días, dentro de las comunidades rurales donde se producen. El sincretismo religioso de lo prehispánico y la mexicanidad moderna están inmersos en las comunidades que producen mezcal artesanal a lo largo del país.

A la llegada de los españoles a las Antillas se encontraron con una planta que los indígenas llamaban Maguey y cuando llegaron al territorio que hoy es México se encontraron con la misma planta y optaron también, por llamarla así, de aquí el origen de su palabra que hoy conocemos.

Es importante señalar que Maguey es el nombre común de muchas regiones del México contemporáneo y Agave es el nombre científico de esta maravillosaplanta endémica de nuestro país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *